La octava edición de Lovin’ Ibiza Festival fue todo un éxito. Durante la sesión de apertura del pasado jueves en Pacha la asistencia superó todas las expectativas.

La ‘beach party’ del viernes en Bora Bora no se quedó corta y estuvo marcada por sesiones de ritmo sin pausa que se extendieron durante 12 horas. Ni la lluvia consiguió aguar la fiesta, que contó con dos áreas musicales completamente abarrotadas.

Pero el broche de oro se lo llevó el cierre del festival, en Amnesia, donde el público llenó por completo las dos salas del reconocido club desde primera hora de la noche. En la terraza, las performances y el espectáculo de pirotecnia al ritmo de la música sorprendieron a los presentes.

En el club, los ritmos urbanos alcanzaron su máxima expresión con M3 Show, con tres músicos en escena, que llevaron al público al límite. Sin duda, Lovin’ Ibiza Festival fuela mejor manera de dar comienzo a la temporada ibicenca.