Hombre sosegado, tranquilo, simpático, de sonrisa fácil, de agradable conversación, con nervio para la organización y el mando y atento a todo lo que ocurre a su alrededor.

Yann Pissenem (1974. Nancy. Francia). Es además, un emprendedor audaz, buen estratega trabajador incansable, gran creativo y visionario que ha llevado un original concepto de fiesta en la playa a lo más alto de la industria del ocio y la música electrónica.

Yann Pissenem, fundador, alma mater de Hï Ibiza y Ushuaïa, desglosa las claves del éxito de los dos clubes más de moda en la escena electrónica actual. fotos: Roberto castaño
Yann Pissenem, fundador, alma mater de Hï Ibiza y Ushuaïa, desglosa las claves del éxito de los dos clubes más de moda en la escena electrónica actual. Fotos: Roberto castaño

Pissenem es el padre de los fenómenos de ocio y entretenimiento Ushuaïa y Hï Ibiza, dos conceptos de éxito mundial, made in Pissenem, que acaparan la atención de la escena musical de Eivissa y de medio mundo.

¿En líneas generales cómo ha visto la temporada 2019?

Diría que ha sido una buena temporada. Empezó bastante pronto y la afluencia de público se ha mantenido durante todo el verano.

¿Considera que tras tres años el proyecto de Hï Ibiza está tan bien asentado como el de Ushuaïa?

Creo que poco a poco Hï Ibiza ha conseguido seducir al público internacional y establecer una estrecha relación con la isla. No los quiero comparar, ya que Ushuaïa y Hï Ibiza son dos conceptos diferentes, pero considero que después de estos tres años hemos logrado crear bases sólidas y conseguir un buen reconocimiento.

Usted es director artístico de las dos discotecas de más éxito de la isla en estos momentos. ¿Cómo lo consigue?

Requiere mucha dedicación, mucho tiempo, y sobre todo mucha pasión. En verano, me paso prácticamente las 24 horas del día trabajando. Pero no me puedo quejar de nada, hago un trabajo que me gusta en un ambiente de fiesta, rodeado de gente casi siempre sonriente que viene a disfrutar. No todos pueden decir lo mismo.

¿Cuál es el secreto de su éxito?

Primero tengo la suerte de estar rodeado de un equipo de grandes profesionales totalmente entregados a su trabajo, y en los que puedo confiar. Somos como una gran familia. Tengo también el soporte incondicional de mi hermano,Romain que se ocupa de toda la parte de producción de los eventos. Luego diría que, aparte de trabajar duro, disfruto mucho de lo que hago. Me encanta la estrategia y sobre todo me gusta crear.

¿En qué se diferencian tanto en la música com o en el espectáculo Hï Ibiza y Ushuaïa?

Son dos conceptos bien diferenciados, Ushuaïa se asemeja más a un festival y Hï Ibiza es un super club. En Ushuaïa la producción puede llegar a ser más impresionante por cuestiones de espacio e infraestructura. Los eventos al aire libre tienen algo mágico. Quizás el line up de Ushuaïa es un poco más comercial debido a las características del lugar, la magnitud del escenario que hace mucho, el horario.

¿Hï Ibiza es el modelo de nuevo club tecnológico?

Hï Ibiza es una experiencia indoor vanguardista con una gran puesta en escena y unos elementos tecnológicos de primer nivel. Se cuidan mucho los detalles tanto en la producción como en el servicio o la decoración. En cuanto a la parte musical, es necesario crear un equilibrio entre los dos clubes. ¡Es un puzzle increíble! Hay que intentar que los dos espacios se retroalimenten, compitan de forma positiva y que mantengan su identidad musical.

¿La producción es tanto o más importante que la figura del dj en un evento?

La producción tiene una importancia cada vez mayor, los progresos tecnológicos nos han permitido crear espectáculos electrónicos impresionantes, así como confeccionar unas escenografías cada vez más increíbles pero el artista sigue siendo el corazón del evento, el que hace que vendamos los tickets, el que llama al público. Obviamente cuanto mejor sea la producción, mejor será la experiencia, pero el dj sigue siendo el rey.

¿Qué le inspira a la hora de proyectar un ‘line up’ o diseñar un concepto de fiesta?

Es la parte más complicada y también la más importante. Hay que tener un conocimiento profundo de la escena musical actual, de las nuevas tendencias y también los contactos necesarios en la industria para acceder al talento y poder contratarlo. Es la parte que más me gusta, aquí entra la estrategia y la visión de negocio, es un poco nuestro mercado. También existe una parte intuitiva para saber quién será la próxima estrella y decidir darle una oportunidad. Del line up dependerá el éxito y el futuro de nuestros club.

¿Está orgulloso del éxito de Ants como fiesta propia?

Ants ha sido un poco como nuestro bebé, ¡un bebé que ya casi tiene 8 años! Hemos trabajado muchísimo para crear un concepto diferente. Es una gran satisfacción ver que ha llegado a ser uno de los eventos más grandes de la isla y que la marca se haya consolidado tan rápido internacionalmente.

¿Cómo aguanta el infernal ritmo de llevar las riendas de dos grandes empresas de entretenimiento todo el verano?

Intento mantener una rutina. El verano para nosotros es como una carrera de fondo, hay que cuidarse para llegar a la meta. Tengo una dieta estricta, medito cada día, y entreno 4 veces a la semana. Solo bebo agua e intento dormir ciclos de 3 horas aunque sea sólo por la mañana.

¿Cuál es su fiesta y su dj favorito? Dígame, ¿tres o cinco de cada para que no sea tan comprometido?

No puedo decir que tenga realmente un dj favorito, me gustan los eventos donde el público disfruta. Cuando subo al escenario y veo miles de sonrisas y brazos levantados, simplemente me hace feliz. Me encantó el concierto de Kraftwerk, disfruté mucho también con Underworld live en Ushuaïa, la vuelta de Swedish House Mafia o Fatboy Slim en el baño de Hï Ibiza… Me gusta casi cualquier tipo de música.

¿Cómo se explica el éxito y la trascendencia de Black Coffee?

Es un artista realmente especial, muy carismático. Tiene algo mágico. En su música puedes sentir sus raíces africanas, sonidos tribales mezclados con techno. Tiene una energía única que contagia al público. Es fantástico verle trabajar. Por otra parte, está rodeado de un equipo de excelentes profesionales que trabajan duro para llevarle al más alto nivel. Una combinación ganadora.

Se habla mucho de la competencia que hacen a Eivissa, Las Vegas, Miami, Mykonos, Tulúm, Croacia y otros destinos emergentes que ofertan entretenimiento y ocio ‘clubbing’. ¿Está en peligro la supremacía de la isla como meca de la música?

Eivissa es un lugar mágico, único, con una energía incomparable. Un pequeño paraíso que además tiene una buena infraestructura. Entiendo que el público quiera probar otras experiencias y lugares pero al final, todos vuelven a Eivissa. Por otra parte, diría que la globalización nos ayuda a captar nuevos clientes que provienen de países que no formaban parte de nuestro público objetivo hace algunos años. Si somos capaces entre todos de seguir siendo competitivos, dando un producto de calidad a unos precios razonables, no tenemos mucho que temer. Pero obviamente, siempre hay que estar alerta.

¿Está bien regulada la escena musical de la isla o se ha desmadrado con las raves, partys boats, fiestas privadas y otras ofertas de dudosa legalidad?

Creo que regular toda la oferta musical en la isla no es tarea fácil. Tampoco me incumbe a mí decir lo que debe o no debe ser y quién puede o no operar. Intento no preocuparme mucho por la competencia y concentrarme en mi trabajo para dar el mejor producto posible a mis clientes y mantener mi negocio al mejor nivel.

Cuándo no trabaja, ¿qué música escucha?

Suelo escuchar mantras, quizás algo de reggae o algún buen rap. ¡Aunque últimamente en mi casa suena más ‘Baby Shark’!

¿Sabe bailar… en qué fiesta ha bailado o se ha divertido?

Hace mucho tiempo que no bailo, la verdad. Prefiero ver a la gente bailar y pasarlo bien, significa que mi trabajo está bien hecho.