Javier Anadón ante la fachada del popular Café Mambo de ses Variades. Foto: Sergio G. Cañizares
Javier Anadón ante la fachada del popular Café Mambo de ses Variades. Foto: Sergio G. Cañizares

Juan Suárez / San Antonio

Javier Anadón | Empresario de ocio y hostelería

El grandilocuente empresario sanantoniense, Javier Anadón, es a la vez un hombre de empresa sosegado, conciliador, cercano, simpático y con visión del momento y del futuro para los negocios de hostelería y ocio. No le gusta que le llamen leyenda, aunque le hayan dado ese premio. Prefiere ser una persona cercana, de buena conversación y muy familiar que adora a sus hijos, The Mambo Brothers. Este verano celebra los 25 años de Café Mambo, su gran obra.

¿Cómo ha vivido estos 25 años de Café Mambo?
Muy feliz porque creo que, junto a mi familia, he conseguido que nuestro bar, Mambo, sea reconocido en el mundo entero, sobre todo en el anglosajón.

¿Ha sido difícil?
Hemos tenido que trabajar fuerte porque la competencia es importante. Sin embargo, hemos sido afortunados porque hemos estado en el sitio adecuado y en el momento adecuado.

¿Alguna vez pensó que ese local pequeñito de 30 metros cuadrados podría tener la fama mundial que ha conseguido?
Siempre he sido muy ambicioso, en el buen sentido de la palabra. Tengo un bar llamado ‘El Bucanero’, situado en la Bahía de Sant Antoni, que me va todavía muy bien. No pensé que iba a tener tanto éxito Mambo pero siempre he sentido en mi interior que podía prosperar. He sido gran admirador de Café del Mar y creo que ahora somos tan famosos como ellos, por lo menos.

Y ahora domina la milla de oro sanantoniense en la franja de ses Variades con Mint, Savannah y Mambo…
Es cierto, me va muy bien, todos los negocios me funcionan, pero también veo que Café del Mar está lleno y estoy contento de que a la competencia también le vaya bien. ¿Qué cosas buenas y malas recuerda de todos estos años?.
He tenido a gente famosa conmigo en la terraza o el bar, dj y modelos que me han contado anécdotas de su vida privada en total confianza y que nunca podré revelar. Como todo el mundo, he tenido momentos complicados, pero han sido mejor los buenos, los malos ya los he olvidado.

De todos esos personajes que han pasado por Café Mambo ¿cuál le ha impactado por sus inteligencia, personalidad o profesionalidad?
Me impactó mucho el exfutbolista Ronaldo, por su sencillez y cercanía. Se hacía fotos con todo el mundo. Me contó anécdotas muy graciosas de su vida como le hubiese gustado ser un playboy… y nos hemos reído mucho juntos. Es un crack de persona, de verdad.

¿Cómo define Café Mambo en la actualidad?
Es un bar para un turista medio que disfruta viendo la puesta de sol y después le gusta escuchar buena música tomándose un cóctel. Es un lugar para un público de clase medio-alto y tenemos la mejor puesta de sol del mundo.

¿Qué sería Mambo sin la puesta de sol?
Sería un bar muy especial, pero sin la magia del sunset.

¿La gastronomía juega un papel importante en este local?
Sí, porque es la que une desayunos, comida, el funky afternoon, la puesta de sol y la noche. Lo unifica todo y le da un recorrido de ocio.

¿Cómo logra que los mejores dj del mundo pinchen en Mambo, al parecer, gratis?
Mis hijos y yo somos personas que tenemos mucho enganche con la gente, hacemos amistades fácilmente. Somos amigos de Paul Oakenfold, Roger Sánchez, Pete Tong, entre otros grandes artistas del mundo de la música, y son amigos de verdad que nos apoyan , defienden y hasta matarían por nosotros, del mismo modo que nosotros lo haríamos por ellos.

Y eso ha arrastrado a David Guetta, Bob Sinclar, Fat Boy Slim y toda la corte de grandes dj?
Sin duda. Nosotros somos grandes admiradores de Guetta y de lo que ha hecho. Empezó en Mambo y Pacha. Bob Sinclar es íntimo amigo nuestro. Hemos tenido la suerte de estar ahí con los mejores.

Tiene un colectivo importante de negocios de hostelería, restauración, ocio, entretenimiento y copas ¿Cómo ha conseguido diversificar negocios de éxito?
Con mucha pasión. Tanto a mi mujer, como a mí, como a mis hijos nos apasiona crear locales y conceptos nuevos. Nos gusta comprar algún negocio cada año, algo diferente con buena localización y reconvertiros en algo bonito y especial.

¿Qué papel juegan su mujer y sus hijos en este entramado empresarial?
Mi mujer está detrás de todo, es la que maneja los hilos y mis hijos son los que llevan ahora el negocio. Queremos hacerlo cada año mejor y más bonito. Nos hemos metido ahora en hoteles, los cuatro establecimientos que tenemos son de cuatro estrellas y para un público especial. Por ejemplo, el Hostal La Torre, en Sant Antoni, es de los años sesenta. Un sitio muy lindo, con unas vistas impresionantes que atrae a gente inteligente del mundo a la isla. Al final es lo que pretendemos hacer, crear lugares especiales.

«Mis hijos
y yo somos personas
con mucho enganche y hacemos amigos con facilidad»

¿Quien le gusta más: sus hijos Alan y Christian Anadón o The Mambo Brothers?
Me encanta que Alan y Christian Anadón tengan talento musical y ganas de viajar por todo el mundo para aprender y ser los dj más cotizados de Ibiza, y seguramente de España, dentro de poco. Son los únicos artistas ibicencos que han pinchado en el famoso festival de Glastombury. A veces es difícil triunfar en casa y han tenido mucha suerte al estar preparados y atentos en el momento de explosión.

¿Se siente reconocido por las autoridades locales?
Creo que sí. En nuestro grupo de empresas damos trabajo a unas 500 personas. Creamos negocios de estilo y mejoramos la calidad de Sant Antoni, sin duda alguna.

¿Se ha puesto en valor su esfuerzo apoyando a equipos de fútbol y a los diferentes consistorios de Sant Antoni con sus propuestas?
Siempre he respaldado la labor de los distintos ediles del ayuntamiento y al consistorio actual, creo que es un grupo de gente a la que hay que ayudar, parece un equipo que tiene ganas de hacer cosas buena e interesantes y les apoyo.

¿Cómo ve el futuro de Ses Variades?
Muy positivo porque tenemos la mejor puesta de sol y eso ya supone un 60%. El resto consiste en ir mejorando cada año la oferta gastronómica. Espero que, cuando los vecinos de al lado, en ses Variades, comiencen a construir los hoteles previstos, se convierta en un complemento de clase.

¿Cambiaría algo en ses Variades si le dejaran?
Eliminaría tanto botellón en las rocas. Un poquito es bonito pero cuando hay miles de personas haciendo botellón ya no es gracioso.

Ses Variades se está contaminando también con el gas de la risa y las drogas que circulan por algunas zonas de Sant Antoni.
Es vergonzoso. Siempre pido a la policía que ayude a limpiar eso. Eso es un cáncer para Sant Antoni. Hay que ir a por la droga, el gas de la risa y la venta ambulante e ilegal, sin escatimar esfuerzos.

Usted soñaba con comprar Café del Mar… ¿Ahora que Café Mambo es tan o más famoso mantiene este anhelo?
He sido gran admirador de Café del Mar desde el principio. El primer piso que tuve fue encima de Café del Mar, he sido muy fan de este sitio único. Ahora Mambo es más famoso que Café del Mar. He cumplido parte del sueño.

¿Platja d’en Bossa ha vampirizando el ocio de Sant Antoni?
De momento, Platja d’en Bossa está llevándose la gente de Sant Antoni y eso es muy triste.

Parte de la culpa puede que sea de los propios empresarios que han vendido tickets para discotecas de esa zona de la isla y otras como Pacha, Amnesia y demás, porque era dinero fácil de ganar.
Sin duda es culpa de todos los empresarios lo que pasa en Sant Antoni. Sin embargo, creo que con las remodelaciones que se están haciendo en el pueblo, y si todos los empresarios nos ponemos las pilas junto con los políticos, Sant Antoni puede dar un gran cambio en los próximos años.

«En nuestro grupo de empresas trabajan 500 personas creando negocios de estilo y elevando
la calidad»

La oferta ilegal y los boat parties están dañando el negocio y el equilibrio entre la oferta y la demanda en la isla?
A parte de lo ilegal, es barato y todo lo barato es malo para Sant Antoni. Hay que intentar traer un turismo medio más diverso al pueblo, no solo atraer al público inglés, que es fantástico, sino también de otras nacionalidades como el holandés, el italiano y los nórdicos, pero siempre de clase media. Tiene que haber un turismo más mezclado como había antes. El turismo bajo es de botellón, todo incluido y eso hay que mejorarlo en el pueblo.

¿Se refiere al tipo de turismo de 18-30 y similares ?
Trabajé una época con ellos pero me di cuenta de que se llevaban gran parte del dinero y daban mala imagen a Sant Antoni.

Este año le han otorgado el premio ‘Leyenda’ en el International Music Summit, ¿se considera como tal?
No, solo me considero una leyenda en mi casa. Fue muy bonito, como reconocimiento por parte de la gente y la industria de la música internacional. Estoy muy orgulloso, aunque nunca me he considerado una leyenda.

Pero estaba muy emocionado…
Fue muy entrañable que cerca de 300 personas de la industria me acompañasen esa noche, y más emocionante porque conocía al 95% de los invitados y asistentes.

¿Se lo esperaba?

No, no lo esperaba porque siempre he estado, y estoy, detrás de los hilos del negocio, pero la mayoría de los dj me aprecian y conozco también a gran parte de los managers, ya que he crecido con ellos.

Dígame tres nombres de sus dj favoritos.
Frankie Knuckles, Pete Tong y Roger Sánchez. Me dejo otros como Alfredo y José Padilla que han hecho grandes cosas… como dice mi hijo Christian : «Tendrían que haber ganado una fortuna porque han sido pioneros mundiales de la música de Ibiza». También podría añadir a Paul Oakefold y Eric Prydz. Tengo grandes amigos dj.

Para los próximos 25 años de Café Mambo, ¿qué prepara?
Queremos hacer hoteles Mambo por todo el mundo. Contamos con varias ofertas e inversores y vamos a estudiar las diferentes propuestas. Mis hijos son los que tienen la palabra ahora.

«Sant Antoni,
en general,
tiene que dar
un gran cambio. Tenemos que lograr que el pueblo florezca como en
los años 60,
70 y 80»

¿Sobre qué concepto? ¿Música house y chill out? Pero no en todos lados va a encontrar una puesta de sol.
Nuestro concepto es un hotel con un buen bar enfocado a un público medio de entre 25 y 50 años, con música house.

Cuando le conocí le gustaba el Philadelfia Sound y el funky ¿Qué música le gusta ahora?
Me sigue gustando aquella música y la actual. Pero hay una canción en particular, ‘Clean up the Ghetto’, que la ponían en una programa de radio que me encantaba porque me hacía vibrar. Ahora me gusta la música suave como el house de los 90 y 2000, me encantan los clásicos de la música de baile. Estoy contento porque ‘Defected in the house’ está en boga otra vez, lo que me da la razón cuándo digo que el house clásico triunfa.

¿Qué piensa del Sant Antoni actual?
Sant Antoni en general tiene que dar un gran cambio. El West End tiene que variar porque ha sido un sitio maravilloso y lo puede volver a ser. Sant Antoni es mucho más que una pool party, los que hacen este tipo de fiestas son los únicos que ganan dinero con todo esto y el dinero ha de estar mejor repartido y lo tienen que ganar muchísimos negocios de la localidad. Tenemos que lograr que el pueblo florezca como en los años 60, 70 y 80. Ahora hay poca gente que esté ganando dinero.