Desde que abrió sus puertas en 2017, el club Hï Ibiza, galardonado en múltiples ocasiones, ha dado la bienvenida a miles de amantes de la música electrónica venidos de todas partes del mundo, ansiosos por disfrutar del potente sonido del nuevo templo de la noche ibicenca. Con residencias de primer nivel, un diseño y sonido de vanguardia y el compromiso de ofrecer a todos y cada uno de los clubbers una experiencia única, el innovador club demuestra cada verano ser un referente mundial de la música en la isla de Eivissa y en el mundo.

hi 2 1 1024x683 - HÏ Ibiza: Tres años cosechando éxitos

Cada día, la pista de baile de las dos salas del club de llenan de asistentes dispuestos a dejarse llevar por las sesiones más potentes de los artistas invitados. Los lunes de la temporada, Richbitch, la marca del artista italiano y sensación del hip-hop urbano Ale Zuber, continuó adaptando las raíces electrónicas de la isla a los sonidos del hip-hop, R&B, reguetón, trap y moombahton, hasta su closing. Los martes, Bodyworks, con CamelPhat, Solardo y Fisher a la cabeza, tres gigantes de la música underground, ofrecen un viaje musical sin límites. Cada miércoles, Armin van Buuren, el auténtico rey del trance, se sube a la tarima de la sala Theatre mientras Sunnery James y Ryan Marciano se hacen con el poder de la sala Club. Los jueves son del dúo de milaneses más cañero de la escena de la música electrónica, Tale Of Us, que, junto a grandes invitados, consiguen que el tiempo se detenga durante unas horas en el club. David Guetta, tras 17 años en Pacha con F*** Me I’m Famous!, decidió dar el salto esta temporada y trasladar su fiesta a los viernes en el reconocido club de Platja d’en Bossa, cuya acogida ha sido apoteósica.

hi b 1024x677 - HÏ Ibiza: Tres años cosechando éxitos

Los sábados en Hï Ibiza son de Black Coffee desde que el club abriera sus puertas en 2017. Esta residencia se ha convertido rápidamente en sinónimo de vanguardia e innovación, y ha ofrecido algunos de los momentos más especiales que ha vivido la isla en los últimos años. Glitterbox, la fiesta que el año pasado arrasaba durante la noches de los viernes con kilos y kilos de purpurina, el descaro del elenco de artistas, su divertida música dance y las bolas de espejos en el techo, se ha trasladado esta temporada a la noche de los domingos ofreciendo a los asistentes un cierre de semana alegre, atrevido y lleno de ritmo.